Por Josefina Valtier

Persiguiendo un sueño, Vir y el Negro decidieron dejar atrás su vida en la ciudad de Córdoba para aventurarse en kombi por América. Después de varios meses de remodelación de La Maite emprendieron su viaje el 15 de octubre de 2016. En plena ruta nos comparten sus vivencias y forma de viajar, ¿querés ser parte de su experiencia?

1

¿Qué los llevó a cambiar de ruta y comenzar este viaje?

La decisión del viaje tiene que ver con el impulso de un sueño. Si bien fue un sueño que Vir siempre tuvo en mente, el tiempo y amor que uno comparte hizo que este proyecto se construya de a dos. Después de revisar cuáles eran las cosas que nos ataban a la ciudad, decidimos emprender la búsqueda de lo que hoy es nuestra kombi-casa. Una de las cosas que nos llevó a cambiar de ruta fue la vida misma, porque no queremos escapar de nuestra vida, sino que la vida no se nos escape. Trabajábamos juntos en un emprendimiento de juguetes infantiles sumado a nuestros respectivos trabajos independientes, la fotografía de Vir y la agroecología de Manu. Decidimos explorar nuestra vida sobre la ruta, mientras seguimos haciendo lo que nos gusta.22.jpg

¿Cómo decidieron el destino?

Creemos que nuestro destino podría llamarse, como el nombre de nuestro proyecto, un viaje de una “kombi continental” por América. No planificamos un destino tras otro por ahora, sino que intentamos conocer nuestro continente, viajando por donde la ruta nos lleve.

¿Sintieron apoyo de parte de sus familiares y amigos?

¡¡Sí!! Es una de las cosas que más nos llena el alma, saber que la gente a la que más íbamos a extrañar era la que más nos impulsaba a cumplir nuestro sueño. Igualmente, también consideran que estamos un poco locos, pero una cosa no quita a la otra.

¿Cómo consiguieron sustentarse económicamente para empezar el viaje?

Gracias a nuestro trabajo independiente, de las carpas infantiles específicamente, teníamos ahorros para empezar el viaje. y tomarnos unos días para acomodarnos. Igualmente, la economía viajera cambió a los pocos días de salir.

32.jpg

¿Y cómo hacen para sustentarse durante el viaje?

Una vez que empezamos a viajar, comenzamos a generar ingresos de a poco. Lo hicimos por necesidad, pero lejos del ritmo que teníamos en la ciudad. El ingreso que generábamos era para la comida y el combustible, fundamentalmente. Lo primero que hicimos fue hacer unas bitácoras artesanales, pintadas con algún motivo viajero, y a ofrecerlas en las regalerías o a la misma gente que se acercaba a ayudarnos. Después de un tiempo de viajar, imprimimos unas postales que retrataban los hermosos lugares por los que habíamos pasado. Desde hace unos días tenemos billeteras de papel tyvek con diseños personalizados para sumar a nuestros productos. Nuestra economía se fue adaptando a esos ingresos y así fuimos marcando el ritmo que tendríamos en el viaje.

¿Qué cambios sintieron antes del viaje?

El principal cambio que sentimos fue el del “desapego”. En el momento que empezamos a desarmar el espacio en el que vivíamos nos dimos cuenta que había muchas cosas que estaban de más. Así empezamos a vender, regalar, y alivianarnos. Creo que ese fue uno de los mayores cambios que sentimos, el de sentirse más liviano, ya que uno en la vida se carga una mochila de cosas que generalmente no necesita.

5

¿Qué herramientas usaron para planear el viaje?

Lo que hicimos principalmente fue contactarnos con otros viajeros que, como nosotros, estuvieran viajando en kombi o en el vehículo que fuere para hacerles preguntas. El contacto fue a través de Facebook por lo general. Las preguntas que hacíamos eran de todo tipo, desde cómo armar la kombi para transformarla en una casa, hasta las formas de generar dinero en el viaje. No somos tanto de las guías de viaje, sino más bien de los blogs viajeros, esa es nuestra fuente de inspiración.

¿Alguna anécdota que les haya hecho reflexionar sobre la manera de vivir durante el viaje?

Más que una anécdota, creo que lo más significativo del viaje es cómo uno reflexiona todo el tiempo sobre la vida misma. Ninguno de los días es igual al otro, ni tiene características que lo hagan aburrido. Siempre encontramos algo para hacer, pensar y reflexionar que las cosas que a uno le suceden, pasan por algo. Nos hemos encontrado con personas a las cuales hemos ayudado y otras que nos han ayudado a nosotros, y es el viaje, la vida o el destino el que nos cruzó en ese preciso momento para enriquecernos de experiencias.61.jpg

¿Qué cambios sintieron durante del viaje?

Sentimos mayor tranquilidad. Luego de un tiempo nos adaptamos a la vida de viaje y nos pudimos relajar y disfrutar de las cosas que hacíamos y de las personas que conocíamos en el camino. Nos permitimos tomarnos el tiempo suficiente para cada cosa que queremos hacer. Además, nos conectamos profundamente con la naturaleza, que nos acobija, nos cuida y nos regala momentos excepcionales. Verificamos que la búsqueda de la felicidad no es simplemente tener una rutina y estabilidad económica, sino que es abrirse el camino, escucharse a uno mismo, identificar lo que uno necesita y luchar por eso. Nuestro mayor cambio fue darnos cuenta que somos todos capaces de ir detrás de nuestros sueños por más lejos que uno los vea.7

¿Cómo se trasladaron de un lugar a otro?

Nuestro traslado siempre fue a través de la kombi. Nuestra casa es la que nos traslada a nosotros, siempre a la velocidad del paisaje. El único momento en que nos separamos fue para ir de visita a nuestra ciudad natal, Córdoba. Allí fue donde hicimos “dedo” para llegar a la casa de nuestras madres, y después volver a buscar la kombi. En ese momento viajamos 1.800 km. entre camiones y vehículos particulares, en donde nos enriquecimos de anécdotas viajeras con personas que nos levantaron.

¿Su plan de ruta fue cambiando durante el camino?

El plan de ruta muta todo el tiempo. Cada vez que quisimos planificar el destino próximo y cuanto tiempo íbamos a estar ahí, algunos de los dos factores se modificaba. Esto siempre tenía que ver con las increíbles personas que conocimos en el camino, los cuales nos invitaban a quedarnos más tiempo. Creemos que tiene que ver también con que nuestro viaje no tiene un tiempo de duración prefijado, y eso nos permite tener esa libertad.81.jpg

¿Qué herramientas tecnológicas utilizaron durante el viaje?

Esta es la parte que más nos gusta. Somos amigos de la tecnología pero también volvemos a lo tradicional. Tenemos un mapa en papel, que ya tiene sus batallas pero lo adoramos, es el que nos hace sentir viajeros y además nos deja ver todos los lugares al mismo tiempo, sin necesidad de tener wifi o depender del “zoom del celular”. Las preguntas a la gente son las que utilizamos cada vez que entramos a alguna ciudad o pueblo, donde queremos que nuestros guías sean ellos, la gente local. Son los mejores para indicarte qué lugares visitar y a través de qué camino. Y por último, pero muy importante también, utilizamos mapas digitales que podamos descargar, como Osmand (de código abierto y gratuito) en el cual tenemos un mapa actualizado del estado de las rutas y distancias hacía otros lugares.

¿Cómo compartieron el viaje en las redes sociales?

Compartimos nuestra vida cada vez que podemos, y lo hacemos de diferentes modos. Usamos mucho Instagram y Facebook, que es de rápido acceso y fácil para nosotros cuando conseguimos wifi. Por otro lado, estamos a punto de abrir nuestro blog, www.kombicontinental.com, en el cual organizaremos nuestra información, desde videos en YouTube, fotos en Instagram y anécdotas del viaje. La información que más compartimos es relacionada a la vida en la kombi, la cual sirve mucho para los viajeros como nosotros que compramos una kombi y la equipamos como nuestra casa. Además se comparten muchos artículos relacionados a los distintos sistemas fronterizos de cada país, factor necesario para todo viajero en vehículo. En conclusión, la información compartida está destinada a todos aquellos que tengan sembrada la semilla viajera en sus corazones.

10