Por Teresa López

Hay veces en las que el destino no se elige, sino que él te elige a ti. Eso es lo que nos pasó con Cracovia. Y ¿quiénes somos nosotros para llevarle la contraria a lo que el destino nos tenga preparado? Así que ¡nos vamos a Cracovia!

El pasado nueve de marzo fue el sorteo de los lugares a los que se viajará en esta nueva edición del Máster en Periodismo de Viajes, entre los que se encontraban Fez, Atenas, Bucarest, Belgrado y Cracovia. ¡Y a nosotros nos salió sorteada la ciudad polaca! Un nuevo lugar con historias que contar, un proyecto que realizar y el entusiasmo y nerviosismo porque todo salga lo mejor posible.

Foto grupo

Con esta amalgama de sentimientos, el próximo 12 de Julio viajaremos a Cracovia con el fin de realizar un trabajo sobre esta ciudad. Un proyecto que nos llevará allí más de dos semanas, en las que esperamos conocer en profundidad la ciudad y empaparnos de su cultura e historia. No solo conociendo la ciudad, sino también el entorno en el que se encuentra, el cual ofrece unos atractivos naturales sorprendentes. Nuestro proyecto se basará en conocer una nueva perspectiva de Cracovia alejada de la Segunda Guerra Mundial, siendo capaces de mostrar toda la luz que esta ciudad tiene.

Situada en el sureste de Polonia, fue la antigua capital del país. El autor y crítico Wihelm Feldman escribió: “para encontrar el alma de Polonia, debes buscar en Cracovia”. Y eso es precisamente lo que queremos, encontrar el alma de un país tan castigado durante la Segunda Guerra Mundial.

Se trata de una ciudad llena de contrastes. Por un lado, es capaz de transmitir sensaciones de melancolía e incluso hacernos sentir impotentes al pensar en la dura etapa que vivió con la invasión alemana y el holocausto judío que tuvo lugar tanto en la ciudad como en sus alrededores. Por otro lado, Cracovia tiene una gran cantidad de leyendas de dragones, princesas y caballeros que nos transporta a un cuento debido a las muchas iglesias, castillos, murallas y edificios medievales que encontramos por toda la ciudad. Muchos de estos aún permanecen intactos.

El arte y arquitectura de Cracovia hicieron que su Casco Antiguo fuera declarado Patrimonio de la Humanidad en el año 1978. Posee uno de los cascos históricos medievales mejor conservados de Centroeuropa. La Plaza del Mercado (Rynek Główny) es la plaza medieval más grande de Europa y recuerda a otras como la de Bruselas o la Piazza San Marco de Venecia. Se encuentra rodeada de casas antiguas e históricas, palacios e iglesias; así como también de numerosos establecimientos donde tomar café, una copa o almorzar.

Foto plaza

www.europaenfotos.com

Se trata de una ciudad que por sí misma desprende mucha luz a pesar de que, debido a su dura historia reciente, quede a la sombra de la Segunda Guerra Mundial. Por este motivo queremos dar una nueva visión de esta ciudad. Han pasado muchos años desde entonces, por lo que es hora de conocer una nueva faceta de ella, desconocida para muchos de los turistas que cada año viajan a este destino.