Por Cambio de rutas

El pasado 14 de Junio, los alumnos del Máster de Periodismo de Viajes, tuvimos la suerte de acudir a la presentación del nuevo libro de Pepa Roma titulado Una familia imperfecta. Este evento tuvo lugar en la Casa del Libro de Rambla Cataluña. Durante algo más de una hora, la autora junto con Pilar Eyre – periodista y escritora española – estuvieron comentando sobre esta nueva obra.

Como amiga de Pepa, Pilar Eyre fue una de las primeras personas en leer el libro antes de que saliera a la venta. Comentó que en la obra la autora consigue transmitir los sentimientos de la protagonista de una forma tan sutil e inteligente que logra que el lector los haga suyos, haciéndole partícipe de sus emociones. La particularidad de este libro, dijo, es que no solamente posee un personaje protagonista fuerte y atrayente, sino que todos los personajes secundarios tienen también mucha fuerza. Resaltó otro gran protagonista de la historia: Barcelona. Una Barcelona que se aleja de la literaria para mostrar una ciudad más auténtica y menos turística, la de los barrios.

A diferencia de los anteriores libros de Pepa Roma, éste no gira en torno a la amistad. La escritora explicó que, en esta ocasión, al escribir, las palabras fueron fluyendo por necesidad y que por eso esta vez se centra en la familia. Una familia imperfecta nació de las notas que Pepa escribió a manera de desahogo durante la enfermedad que padeció su hermano. En la novela hay aspectos personales, reales. Sin embargo, a pesar de estar narrado en primera persona, ella no es Cándida, la protagonista, ni su madre es su madre.

Pilar Eyre indicó que el estilo del libro es digno de destacar. Es una forma de escribir que parece que fuera fácil, pero en realidad, tras esto, hay un trabajo muy duro, pues lo sencillo es escribir oscuro y complicado, pero lo difícil es escribir de una forma tan clara que pase desapercibido, aseguraba Eyre. Es un estilo que está al servicio de las emociones, de manera tal que lo consigue transmitir al lector exactamente lo que estaba buscando: ser parte de lo que se narra.

Y ser parte de lo que se narra se consigue también dirigiéndose al lector casi de tú a tú, escribiendo en primera persona, algo que puede llevar a la conclusión de que el libro es autobiográfico, pero esto no tiene por qué cumplirse siempre. Esto nos lleva a algo que tanto Pepa Roma como Pilar Eyre repitieron durante la presentación y que también nos han enseñado en el máster: “el personaje siempre es el autor, pero el autor no tiene que ser el personaje”.

Es parte de la magia de la literatura: la libertad de la autora a la hora de escribir un texto y la libertad del lector para también terminar de crearlo en su imaginación.