Por Giulia Casagli

Valparaíso se extiende a lo largo de 40 cerros. Es la segunda ciudad más poblada de Chile y tiene el segundo puerto más grande del país. Sus costas están bañadas por el océano Pacífico y el aire marítimo le da una atmósfera fresca y llena de luz. Pero eso no es todo. Esta ciudad esconde algo más, una peculiaridad muy original: las paredes y los techos de barrios del centro están cubiertos de grafitis. Paseando por la parte antigua se pueden admirar dibujos enormes y muy elaborados, escaleras llenas de colores intensos, esquinas aparentemente insignificantes que esconden pinturas increíbles. Valparaíso, cariñosamente llamada por los locales “Valpo“, es una ciudad llena de jóvenes artistas y artesanos que proceden de todo el mundo y se dedican a su pasión más grande: el arte.
Vamos a echar un vistazo a algunos de los miles de grafitis que mi cámara ha capturado.