Por Carlos Peinado

De la mano de Silvia Roure podemos conocer cuáles son las recomendaciones médicas que hay que tener en cuenta antes, durante y después de un viaje.

Silvia Roure. Fuente: Gabinete de Comunicación y Educación UAB

Ella es especialista en medicina interna y médico adjunto en la Unidad de Salud Internacional Metropolitana Nord y Unidad de Enfermedades Infecciosas del Hospital Universitario Germans Trias i Pujol.

– ¿Cuál es el primer consejo que le das a la gente a la hora de viajar? ¿Qué crees que es lo que más se debe tener en cuenta antes de partir?

Recomiendo planificar. Durante la preparación de un viaje es importante, aparte de la maleta y el pasaporte, considerar conceptos como la prevención de enfermedades. Muchos desplazamientos internacionales se realizan hacia países con una elevada incidencia de enfermedades infecciosas. Según las estadísticas un 30% de los viajeros enferman aunque sólo un 8% requieren asistencia médica. Aunque estas enfermedades no suelen ser graves, la mayoría de ellas se pueden prevenir. Algunas de ellas las podemos evitar siguiendo pautas tan simples como las de evitar la ingesta de agua no tratada o alimentos crudos, y otras las podemos evitar a través de la administración previa de vacunas, por ejemplo la hepatitis A, la fiebre tifoidea y la fiebre amarilla. Por tanto, quien realice un desplazamiento internacional será aconsejable que valore la visita a una Unidad de Salud Internacional (USAI).

No siempre será necesario consultar una USAI, pero sí que será recomendable cuando se viaja a países con condiciones higiénicas deficientes o ecosistemas tropicales donde las enfermedades infecciosas son prevalentes. Ante la duda mejor consultar.

Y tan importante es planificar cómo hacerlo con antelación. En nuestra consulta de Salud Internacional más de uno ha venido con la maleta apunto de coger el avión. Recomiendo planificar el viaje con tiempo suficiente para que nos dé tiempo a completar pautas vacunales, siendo preferible consultar entre 4-6 semanas antes del viaje.

 

– ¿Cuáles son las edades donde hay más riesgo de que pueda pasarte algo en un viaje? ¿Por qué esas edades?

Entre los factores de riesgo para enfermar son edades extremas como bebés o niños pequeños, o personas de edad avanzada pues su sistema inmunológico, por diferentes motivos, puede estar comprometido. Como hemos dicho anteriormente, la mayoría de enfermedades durante un viaje son infecciosas y en ellas la inmunidad tiene un papel relevante.


– ¿Qué vestuario y calzado recomiendas?

Ha de ser cómodo y adecuado a la climatología del destino. Los ecosistemas tropicales y subtropicales suelen ser calurosos, húmedos y dependiendo de la época las lluvias pueden ser muy frecuentes. Antes de viajar siempre recomiendo informarse de la climatología en la época del viaje para no llevarse sorpresas.

Recomiendo ropa transpirable, en zonas calurosas y húmedas. Evitar prendas oscuras que también atraen más a los mosquitos. Y en zonas endémicas de malaria, manga larga durante la salida y la puesta de sol cuando los mosquitos están más activos. Gorra, gafas de sol, impermeable para la lluvia…En zonas de selva, mejor zapato cerrado y pantalón largo para evitar picaduras.

Zapatos apropiados para viajar. Fuente: http://www.natgeotraveller.in


– En un botiquín, ¿qué es lo que nunca puede faltar?

La afección más frecuente del viajero es la diarrea del viajero, así que en el botiquín no pueden faltar los antidiarreicos, y sueros para la rehidratación oral en caso de diarrea grave.

Si se viaja a ecosistemas con alta densidad de mosquitos, aconsejo llevar repelentes de mosquito, antihistamínicos para evitar el picor de las picaduras, barras o cremas de aplicación tópica para aliviar ese picor.

También será indispensable llevar tiritas y algún producto para desinfección de heridas tipo povidona iodada.

Es recomendable dependiendo del riesgo del viaje, algún antibiótico de amplio espectro tipo amoxicilina/clavulánico y algún antibiótico para diarreas del viajero complicadas tipo rifaximina o azitromicina.

Si el viajero toma algún medicamento recomiendo llevar de más, y llevarlo repartido entre maleta y bolsa de mano.

 

– ¿Cuáles son los consejos más importantes para un vuelo de larga duración?

Ante un vuelo de larga duración es importante evitar la inmovilidad que puede desencadenar enfermedades graves como la trombosis venosa (síndrome de la clase turista). Los factores de riesgo de esta entidad son la deshidratación, edad avanzada, embarazo o puerperio, obesidad, uso de anticonceptivos, una cirugía o una trombosis venosa previas. Será importante beber muchos líquidos, no llevar ropa ajustada, realizar paseos por el pasillo cada 2-3 horas y realizar ejercicios de flexo-extensión.

 

– ¿Cuál es el error más frecuente que comete un viajero?

Uno de los errores más frecuentes del viajero es no aplicar adecuadamente el repelente de mosquitos. Los repelentes más habituales son en forma de spray que se evaporan pasado un tiempo después de la aplicación. Por tanto, para evitar las enfermedades transmitidas por mosquitos, será clave renovar el repelente de mosquitos cada 6-8h. Otro error frecuente es la relación entre la aplicación de la protección solar y el repelente. Deberá aplicarse primeramente la protección solar esperar 30 minutos aproximadamente antes de aplicar el repelente de mosquitos.

Mosquito Dengue. Fuente: cdc.gov

– Las enfermedades más normales que suele tener un viajero, ¿cuáles son? ¿Cómo se pueden prevenir?

Las enfermedades más prevalentes suelen ser infecciosas, como he comentado antes. La diarrea es la enfermedad más frecuente aunque suele ser una entidad leve y en pocas ocasiones requiere asistencia médica, ya que en la mayoría de los casos es autolimitada. La etiología más frecuente de la diarrea suele ser bacteriana, es decir, por ingestión de agua o alimentos contaminados. Por tanto, para evitar esta entidad será imprescindible beber agua embotellada, evitar cubitos de hielo, evitar alimentos crudos y alimentos que puedan estar en mal estado.

Otras enfermedades importadas frecuentes son las enfermedades transmitidas por mosquitos, como el dengue, el zika o la malaria. Por tanto, será importante el uso de métodos barrera para evitar las picaduras, como el uso de repelentes de forma adecuada y dormir con mosquitera.